"Low cost" se aprontan para viajes a Uruguay

La decisión del gobierno argentino de conceder por un plazo de 15 años la explotación de los servicios "no" regulares de transporte "con aeronaves de gran porte" a las aerolíneas conocidas como de "bajo costo" o "low cost" fue recibida con "sorpresa" e "incredulidad" en la actividad aeronáutica de Uruguay.

Sucede que en dos de las tres resoluciones firmadas por el secretario de Transporte argentino, Guillermo Dietrich, fueron incluidas operaciones en los aeropuertos de Carrasco y Laguna del Sauce.

El desembarco de este tipo de empresas de bajo costo causará un impacto importante en la realidad de la actividad aeronáutica entre ambos países. Un pasaje entre Laguna del Sauce y Aeroparque de mañana martes 21 de marzo, regresando el miércoles, cuesta U$S789,79 impuestos incluidos. Las "low cost" aseguran que el mismo vuelo costará diez veces menos.

La resolución 136-E/17 del ministerio de Transporte argentino concede a la aerolínea "American Jet SA" la explotación de los vuelos "no" regulares internos e internacionales de transporte de pasajeros, carga y correo. Entre las rutas asignadas a esta empresa se encuentran las de Neuquén, Rosario, el aeroparque "Jorge Newberry" de la capital porteña y el aeropuerto internacional "Punta del Este" de Laguna del Sauce.

"Se considera conveniente, necesario y de evidente utilidad general la incorporación de un transportador de nuestro país para explotar servicios de transporte aéreo internacional hacia los destinos propuestos, con el fin de incrementar las operaciones que permitan aprovechar también el flujo de esos pasajeros en el ámbito interno", sostiene la resolución.

Esta decisión permite a la aerolínea pasar de operar equipos para medio centenar de pasajeros a otros, tipo Boeing 777, con capacidad para 350 pasajeros.

"En cuanto a las rutas internacionales peticionadas, la incorporación de un nuevo transportador argentino contribuirá a proyectar la presencia de nuestro país en trayectos que se encuentran prioritariamente explotados por transportadores extranjeros", agrega la resolución.

"Que en los casos en que existan limitaciones en materia de capacidad o de derechos de tráfico de quinta libertad con los países involucrados y/o que las rutas regionales solicitadas se encuentren concedidas a otros transportadores aéreos, deberán actualizarse los marcos bilaterales vigentes y aplicarse el régimen de asignación de capacidad y/o frecuencias vigente", sostuvo el texto.

La resolución 137-E/17 es un calco de la anterior y concede los mismos derechos de vuelo a la aerolínea "Alas del Sur Líneas Aéreas".

En este caso las rutas asignadas fueron Córdoba, aeropuerto "Jorge Newberry" de la capital argentina, Rosario de Santa Fe, Carrasco y Laguna del Sauce. Tanto en una dirección como en otra.

Como en el otro caso, la aerolínea deberá operar aeronaves para 350 pasajeros.

Reacciones.

Las tres resoluciones fueron conocidas el pasado viernes por la mañana. La reacción en Argentina no se hizo esperar. Programas radiales y televisivos dieron amplio espacio a la novedad con entrevistas a voceros de la actividad aeronáutica del vecino país. A tal extremo que se conoció que un vuelo entre Santiago de Chile y Buenos Aires costaría apenas US$ 29. O que uno a Barcelona saldrá US$ 400.

Los voceros recordaron que en el caso de las "low cost" la tarifa es muy baja, pero que también existen otros ítems como el equipaje o el consumo de comidas y bebidas durante el viaje, que no se incluyen en el costo original. En caso de querer gozar de estos servicios, se deben pagar aparte.

En el ámbito local la novedad causó "sorpresa" y hasta "incredulidad", según fuentes del sector consultadas. A medida que la información fue propagándose los actores de la actividad aeronáutica fueron desayunándose con otro aspecto vinculado a las resoluciones del gobierno argentino: que en dos de las mismas fueron incluidas las rutas hacia y desde Carrasco y Laguna del Sauce.

Sobre este caso, los operadores de la actividad nacional aseguran que si bien los aeropuertos uruguayos fueron incluidos, todavía falta la autorización local correspondiente, más allá que el país tiene un peso político inexistente en la materia, afirman.

De operar estas aerolíneas en los aeropuertos uruguayos competirán con Aerolíneas Argentinas, Amaszonas y otras que cubren a precios muy superiores las mismas rutas.

Sobre este punto fuentes de la actividad coincidieron en señalar que la última palabra la tendrá la Dirección Nacional de Aviación Civil e Infraestructura Aeronáutica (DINACIA) y el propio gobierno nacional con los ministerios correspondientes.

"Esto no va a pasar. Es para la gilada", bromeó un operador de la actividad aeronáutica comercial en el país cuando dialogó con un colega el pasado viernes sobre este tema.

 

 

Fuente: El Pais